jueves, 30 de junio de 2011

ESTRELLAS DE MARÍA

Ma Ananda Moyi

Estrella de María: Al

clip_image002

Sri Ma Ananda Moyi es reconocida como una personalidad de gran relevancia espiritual. Era la encarnación de una gozosa autosuficiencia que capturaba los corazones de todos los que se le acercaban. Tenía una personalidad misteriosa y reservada que escapaba al entendimiento humano y, sin embargo, estaba tan atemperada por su amor compasivo hacia todas las criaturas vivas que le hacía parecer más cercana de lo que el amigo más complaciente pudiera estar. Era la maestra cuya guía buscaban tanto la persona instruida como la gente sencilla, los viejos y también los niños, gentes de culturas lejanas o de entornos tradicionales. Aunque viajó incesantemente se la veía en casa en cualquier parte y nadie era un extraño para ella.

Santa Tereza de Lisieux

Estrella de María: Profundidad

clip_image004 clip_image006

María Francisca Teresa Martín Guerin nace en Alençon, Francia el 2 de enero de 1873. Era la menor de sus hermanas. Cuando contaba 14 años sintió el deseo de convertirse en religiosa. Tuvo muchos inconvenientes para su entrada al convento esto llevó a que su padre, Don Martín y Teresa a conversar con el Padre superior quien también se negó, de ahí con el Sr. Obispo que tampoco aceptó y deciden ir a hablar con el Sumo Pontífice a Roma, para aquel entonces León XIII, quien le recomendó obedecer las instrucciones de los superiores.

Finalmente luego de la intervención de la madre superiora, la insistencia de Teresa el día 9 de abril de 1888 es recibida por fin en el Monasterio del Carmelo. El nombre Teresa del Niño Jesús fue elegido por la superiora del Carmelo de Lisieux, la madre Gonzaga, quien en un momento de enfermedad de Teresa le envió un mensaje de aliento, en ese mensaje le trata así; "...mi hijita Teresita del Niño Jesús

En su vida dio gran valor a la oración y a los pequeños actos. Sufrió la prueba de la fe desde el 5 de abril de 1896, hasta su muerte, tras unos meses de terribles padecimientos. Sus últimas palabras fueron: "Oh, le amo...", mirando a su crucifijo; y un instante después: "¡Dios mío...os amo

El centro de su espiritualidad fue la misericordia o amor de Dios. Por encima de todo enfatiza siempre la misericordia divina, ante la cual confía y nada hay que temer. Ante todo, Dios es Padre; y Jesús es su Hijo misericordioso. Escribió: "¡Oh Jesús!...estoy segura de que, si por un imposible, encontraras un alma más débil, más pequeña que la mía, te complacerías en colmarla de favores más grandes aun, si ella se abandona con entera confianza a tu misericordia infinita." (manuscrito "B").

En una carta escrita el 17 de septiembre de 1896 a su hermana escribe la frase que resume el mensaje e ideario de Teresa, sus ideas y pensamientos más arraigados, el motor de su existencia: "La confianza, y nada más que la confianza, es la que debe conducirnos al amor (de Dios)".

Su doctrina habla de que Dios está en todas partes y de que son los sencillos actos, hechos con amor, el camino hacia la santificación: «La santidad no consiste en ésta o la otra práctica, sino en una disposición del corazón que nos hace humildes y pequeños entre los brazos de Dios, conscientes de nuestra flaqueza y confiados hasta la audacia en su bondad de Padre.»

En 1897 cae enferma y muere a las 19 horas 20 minutos del 30 de septiembre tras una agonía de dos días en Lisieux, Normandía (Francia).

Ivonne Aimé Malestroit

Estrella de María: ki-ris-ti

clip_image008 clip_image010

La Madre Yvonne-Aimée de Malestroit, gran figura espiritual y heroina de la Resistencia, fue una gran aficionada a la bilocación. El Padre Paul Labutte la encontró en el metro de París al mismo tiempo que era torturada por la Gestapo en la prisión de Cherche-Midi. Ella le dijo en esa ocasión: "Ya sabes, soy un misterio, pero no intento comprenderlo". Por lo tanto, parece ser que no era dueña de sus facultades. La mayor parte de veces estas bilocaciones le sobrevenían cada vez que tenía que cumplir una misión lejos de su convento de Malestroit. Una monja de su convento, la Madre Marie-Anne, la encontró un día en la lechería, afanada por batir la crema, con aire ausente. En el mismo momento, la hermana Saint-Jean, la vió en sus escritorio, elaborando una carta. Interrogada sobre el asunto por parte de la superiora, Yvonne-Aimée respondió que en efecto, ella había tenido que hallarse abajo y arriba a la vez, de otro modo no habría tenido tiempo de hacerlo todo. Esos fenómenos se producían principalmente por la noche, ya fuera mientras la religiosa parecía estar dormida o mientras realizaba, automáticamente y en silencio, las tareas cotidianas.

La Madre

Estrella de María: Bien

clip_image012 clip_image014

La Madre nació en París el día 21 de Febrero de 1878. Incluso en su niñez su interés se centraba en la búsqueda interior y llegó a alcanzar extraordinarias experiencias espirituales que fueron profundizándose posteriormente en su juventud hasta llegar a la realización de una unión constante con el Divino.

En 1914 encontró a Sri Aurobindo en Pondicherry e inició una colaboración divina con él. Después de su segundo encuentro con Sri Aurobindo, en 1920, la Madre nunca más dejó Pondicherry y trabajó con él para el establecimiento de una Nueva Consciencia y una Nueva Era en la tierra. El Ashram de Sri Aurobindo creció bajo su dirección y guía práctica y fundó además el Centro Internacional de Educación para preparar las nuevas generaciones para la vida integral concebida por Sri Aurobindo y la Madre y proféticamente expuesta en la «Vida Divina» de Sri Aurobindo. Más tarde concibió e inició el proyecto de Auroville como un modelo y laboratorio para la evolución humana y social bajo la guía divina.

En los últimos años de su vida en la tierra se entregó de un modo radical y absoluto al yoga de la transformación física, actuando en las mismas células de su cuerpo para introducir en ellas un nuevo funcionamiento y una nueva consciencia supramental que permitirá en un futuro no demasiado lejano que la humanidad pase del status transitorio actual, sometido a la falsedad, la aflicción y la muerte, a un estado supremo supramental en el que el sol de la Divinidad brillará para siempre en una vida divina inmortal. En 1973 abandonó su cuerpo físico una vez culminadas las bases dinámicas de su obra trascendental

Santa Gema Galgani

Estrella de María: Unidad

clip_image016

(en ital. Gemma Galgani), (n. Lucca, 12 de marzo de 1878 - m. Pisa, 11 de abril de 1903), fue una joven y mística pasionista italiana.

Gema era una de los hijos del boticario Emilio Galgani y su esposa Aurelia Morelli, quien murió cuando ella tenía siete años. Ella quedó huérfana de padre a los 18, y tras ayudar a su tía a criar a sus hermanos menores y rechazar a dos pretendientes atraídos por su notable belleza física, fue contratada como ama de llaves por la familia Giannini, que le tomó mucho cariño y prácticamente la adoptó. Con ellos, Gema se trasladó a la ciudad de Lucca; allí se hizo amiga de la Venerable María Eugenia Giannini, más tarde también pasionista italiana. Después de la muerte de su amiga, sería la fundadora de la Congregación "Hijas de Santa Gema".

Gema se caracterizó no solo por su piedad, se destacó también por su amor a Cristo y la Eucaristía, y es sobre todo, una de las primeras mujeres estigmatizadas del siglo XX, junto con la alemana Teresa Neumann. Tres días a la semana, por al menos tres años, Gema mostraba estigmas en las manos y los pies, que luego desaparecían. También era famosa por sus visiones de su Ángel de la Guarda, a quien incluso una que otra vez le pedía que le llevase recados si estaba demasiado ocupada, generalmente enviando cartas al correo que iban destinadas a su director espiritual.

Muchacha de delicada salud, a los 20 años Gema se curó milagrosamente de una grave meningitis; ella atribuyó su curación a San Gabriel de la Dolorosa, entonces Venerable, a quien le había rezado fervorosamente mientras recibía tratamiento. Esa misma mala salud no permitió que fuese aceptada como religiosa Pasionista, pero igualmente recibe los honores correspondientes a la Orden y es especialmente popular entre sus adherentes.

Hildegard Von Bingen

(1098-1179)

Estrella de María: Contracción

clip_image018 clip_image020

Hildegarda nació en Bermersheim (Alemania), el año 1098, en el seno de una familia noble alemana. Fue la menor de los diez hijos de Hildebert de Bermersheim y Mechtild. Por ser la décima fue considerada como el diezmo para Dios, según la mentalidad medieval, siendo entregada a los catorce años al monasterio de Disibodenberg. Tuvo un profundo aprendizaje en latín, griego, liturgia, música, oración y ciencias naturales, y además una disciplina asceta. A los dieciocho años, Hildegard toma los habitos bendictinos.

Desde muy niña, Hildegarda tuvo visiones, que más tarde la propia Iglesia confirmaría como inspiradas por Dios. Estos episodios los vivía conscientemente, es decir, sin perder los sentidos ni sufrir éxtasis. Ella los describió como una gran luz en la que se presentaban imágenes, formas y colores; además iban acompañados de una voz que le explicaba lo que veía y, en algunos casos, de música.

Hildegarda, a pesar de ser joven, fue elegida por las monjas como abadesa. En 1141, a la edad de cuarenta y dos años, le sobrevino un episodio de visiones más fuerte, durante el cual recibió la orden de escribir las visiones que en adelante tuviese. A partir de entonces, Hildegarda escribe sus experiencias, que darán como resultado el primer libro, llamado Scivias (Conoce los caminos), que concluirá en 1151.

En 1148, un comité de teólogos, a petición del Papa Eugenio III, estudia y aprueba parte de Scivias. El mismo Papa leería públicamente algunos textos durante el sínodo de Tréveris. Tras la aprobación, envió una carta a Hildegarda, pidiéndole que continuase escribiendo sus visiones. Con ello da comienzo no sólo la actividad literaria aprobada canónicamente, sino la relación epistolar con múltiples personalidades de la época (tanto políticas como eclesiásticas), que pedían sus consejos y orientaciones. Tal fue su reconocimiento que llegó a ser conocida como la Sibila del Rin. La gente la buscaba para escuchar sus palabras de sabiduría, para curarse o para que los guiara.

Concluido el Scivias, Hildegarda se dedica en su nuevo monasterio a la elaboración de los libros de contenidos físicos y médicos hasta 1158 y a ultimar la colección de cantos que tituló Symphonia armonie celestium revelationum.

Santa Ana

Estrella de María: Omega-Od

clip_image022

La tradición cristiana dice que Santa Ana o Ana, casada con Joaquín, fue la madre de María y por tanto la abuela de Jesús de Nazaret.

El nombre es conocido en hebreo como Hannah. Todo lo que se conoce sobre su vida, incluso su nombre, está basado en los Evangelios apócrifos, los cuales no fueron admitidos por la Iglesia dentro de sus libros canónicos. Santa Ana era natural de Belén. Sus padres eran Mathan y Emerenciana. Descendía del rey David y de Leví (casta sacerdotal).

Según el Protoevangelio de Santiago, Joaquín y Ana eran una pareja acomodada, pero estéril. Joaquín fue rechazado al llevar su ofrenda al templo por no tener descendencia. Apenado, Joaquín no volvió a su casa, sino que se dirigió a una montaña, donde rogó a Dios que le diera un hijo ayunando durante 40 días y 40 noches; Ana, mientras tanto, lloraba su dolor. Entonces un ángel se les apareció simultáneamente, anunciando que sus ruegos habían sido escuchados y que concebirían un hijo.

Ana prometió dedicar al niño al servicio de Dios y cumplidos los nueve meses dio a luz a una niña a la que llamó Miriam (María). Al cumplir los tres años, Joaquín y Ana llevaron a María al templo para consagrarla a Dios como habían prometido. María vivió en el templo hasta que cumplió los 12 años, edad en la que fue entregada a José como esposa.

Ana es patrona de la Bretaña y muchas ciudades en diversos países, así como patrona de las mujeres trabajadoras y los mineros, pues se considera a Jesús el oro y María la plata; también es patrona de las mujeres embarazadas a la hora del parto.

clip_image024

Icono de Santa Ana y San Joaquín con la pequeña María.

No hay comentarios:

Publicar un comentario